• Roberto J. Gallardo N.

Un discurso que dice mas de lo que dijo

Actualizado: may 8

¿Cómo se construye el discurso que anualmente tiene que presentar ante la Asamblea Legislativa la persona que ocupa la Presidencia? En mi experiencia por haber estado involucrado en este proceso varios años, este inicia (o debería iniciar) mas o menos a mediados de febrero, cuando el presidente o presidenta designa al responsable de la elaboración del discurso, el que normalmente es el ministerio de Comunicación. Este integra un grupo de trabajo con gente de las vicepresidencias, ministerio de la Presidencia y algunos ministerios e instituciones claves, quienes serán los encargados de efectuar un trabajo de compilación y sistematización de información que resulta muy voluminoso, pero que es la base del trabajo que se ejecutará a partir de ese momento.


Una de las primeras decisiones que adopta este grupo, es escoger el formato del discurso. Se puede optar por un discurso en el que se detallen los principales logros del gobierno, o por separar el informe en un discurso mas "conceptual", mas de reflexión política, centrándose en lo que viene y apenas rescatando algunas cosas de lo que se hizo, y, como complemento a esto, un inventario detallado de acciones del año, ejercicio que normalmente resulta (o resultaba) en un documento voluminoso que, por lo menos en el gobierno de Laura Chinchilla, se distribuyó en un disco compacto junto al texto impreso del discurso. ¡Ahora hasta en la nube se podría poner!


Decidido el formato, se le solicitaba a todos los ministerios e instituciones autónomas, un informe de labores del año, pidiendo que señalaran en ellos los logros que consideraban mas significativos de la gestión, sobre todo a la luz del avance de las metas nacionales incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo. Adicionalmente se le solicitaba a MIDEPLAN un resumen del informe sobre el cumplimiento de metas del PND, aprovechando que todos los primeros de marzo debe presentar un informe de evaluación ante la CGR.



Toda esta información se sistematizaba en matrices que sirvieran como base para el documento exhaustivo del inventario de acciones realizadas, y facilitaba una consulta expedita al grupo redactor del discurso, para poder ilustrar con datos relevantes la rendición de cuentas ante la Asamblea, pues con estas matrices se cotejaban los avances o retrocesos respecto al informe ante la Asamblea del año anterior.


El grupo redactor del discurso, normalmente coordinado por el ministro de Comunicación o el de la Presidencia en persona, tenía reuniones periódicas con el presidente o la presidenta, para ir definiendo los ejes del mensaje político que se quería transmitir, y comenzaba, por ahí de la tercera semana de marzo, a redactar las diferentes versiones del discurso, que serían sometidas a múltiples revisiones, incluso por parte de personas ajenas al gobierno, para obtener así insumos externos que frecuentemente resultan muy valiosos y aportaban una perspectiva diferente.


Paralelamente a esto, un grupo adicional, normalmente coordinado por algún vicepresidente, o el Ministro de la Presidencia, trabajaba la elaboración de la parte propositiva del discurso, con la colaboración de los ministerios que tendrían la responsabilidad de ejecutar lo propuesto. Para esto se valoraba la coyuntura económica y social, se discutía el avance de las metas nacionales, y se efectuaban reuniones con representantes de diferentes sectores para validar propuestas y así proponer rectificaciones, nuevos énfasis y nuevas políticas acorde a las necesidades y retos del momento.


Para mas o menos la segunda semana de abril, se comenzaba a valorar y verificar con los ministerios e instituciones autónomas la información que se iba a incluir en el informe y, sobre todo, la que se iba a mencionar en el discurso. Asimismo, se comenzaba la integración de los textos "políticos" del discurso con las propuestas de política pública que guiarían la acción del gobierno en el próximo año.


Ya para la tercera semana de abril había que tener una versión bastante completa del informe y del discurso, para ser discutido con el presidente o la presidenta, con tiempo suficiente para que la persona que ocupaba la presidencia lo revisara exhaustivamente, antes de hacer los últimos ajustes y enviar a diagramar e imprimir un par de días antes del acto formal en la Asamblea Legislativa. En esa misma semana final se elaboraba un programa de divulgación del informe, se programaban visitas a medios de diferentes jerarcas, se coordinaba con la fracción legislativa para la defensa del informe en los días posteriores a su presentación, suministrándoles datos clave para cada tema, se elaboraban materiales de apoyo para el trabajo de medios y se concertaban reuniones con grupos específicos para reforzar algunos puntos de interés para estos.


Como puede verse, se trata de un trabajo delicado, que involucraba a todo el gobierno, y en el que todos debían cumplir con su responsabilidad en el proceso de elaboración de los mensajes para que saliera bien. Para eso se debía contar con un equipo de apoyo en la Presidencia que fuera riguroso, que no trabajara por salir del compromiso, sino que asumiera su responsabilidad completamente consciente de la solemnidad de la ocasión, y el profundo significado que este discurso tiene en el sistema político.


¿Le parece a usted que el discurso del presidente Alvarado fue construido rigurosamente? ¿Que es el resultado de un esfuerzo colaborativo de todo el gobierno? ¿Que el grupo de apoyo que está en la Presidencia tiene consciencia de la importancia que tenía este discurso en la coyuntura actual, en la que es vital generar confianza y exponer con claridad una ruta de corto, mediano y largo plazo?


Este es un discurso que no dijo nada de lo que queríamos y, parafraseando al ministro de Salud, ocupábamos saber, pero sí nos dijo mucho de como se hacen las cosas en este gobierno. De la falta de rigor, de la falta de articulación. De la debilidad, una y otra vez confirmada, del grupo que apoya el trabajo de Alvarado en la Presidencia misma. Por eso desperdició un podio privilegiado, con un país en vilo, para decirnos qué proponen hacer ante la crisis. Por eso han hecho ya varios anuncios de política económica que no han llegado a ninguna parte. Tal vez la culpa sea nuestra, esperando mas de lo que en realidad pueden hacer. Pero por lo menos ahora lo sabemos con absoluta claridad.


  • LinkedIn - White Circle